Archivo de la categoría: Facebook

Más trileros: blogueros, gurús, masoveros variados

CM’s, gurús, blogueros

en el mundo dos punto cero

aún hay muchos más trileros

Este ripio es tan bobo (o más) que al anterior, estoy de acuerdo, pero también viene a reflejar la situación que vivimos en esta milonga 2.0 de modernidad y timos macabeos.

Una milonga en la que encontramos, básicamente, a estos 3 especímenes: el bloguero, el “community manager” y el gurú.

La cosa funciona un poquito como en la mili: la veteranía es un grado. No es lo mismo llevar 3 miserables meses en Twitter que tener una antigüedad de 5 años en la red del pajarito. A más años, más galones. Y en cierta manera es lógico, porque si llevas años introducido en este cuento habrás asistido a varios”eventos” y habrás conocido a bastantes  miembros de esta su comunidad.  Y cuantos más miembros conozcas, más seguidores tendrás en Twitter y Facebook y mayor será tu reputación digital.

Esto de los seguidores se lo toman muy en serio. No hace mucho, el organizador de unos de estos “eventos” subrayaba que  los asistentes sumaban medio millón.  Pues vale, pero no olviden que los seguidores, al menos en Twitter, se pueden comprar a razón de 14 € la media docena, como ya expliqué AQUÍ .

En este mundillo, lo más básico es ser bloguero. Miren si es básico que lo soy hasta yo. Y es que abrir una bitácora, o cuaderno, o libreta,  o blog en WordPress o en Blogger es muy fácil y totalmente gratis. Y como este es un país de gente que tiene mucho que contar, no es de extrañar que muchos se líen la manta a la cabeza. Claro, no es lo mismo tener un blog de tres al cuarto y para amiguetes (como es este, no nos vayamos a engañar) que una auténtica página con publicidad y de la que  comes, como la de alguno que corre por ahí. Pero es que estos (los que viven de este cuento) ya entran en la categoría de gurú.

Gurú en zapatillas y bata de boatiné, como tantas cosas en este país, pero gurú. Montan manifiestos, dan una brasa considerable, son fijos en la alineación de cualquier jornada, congreso, “evento” en definitiva que lleve la etiqueta 2.0 y se supone que saben mucho de esto. No es que haya muchas pruebas fehacientes. Una vez más, es como en la mili: valor se le supone.

Pues eso: eres gurú y vas de sarao en sarao. No son muy variados, es verdad, porque siempre sois los mismos y se acaba hablando de lo mismo…con algunos cambios obligados de guión. Por ejemplo, los chicos de Facebook han cogido la mala costumbre de meter un revolcón a sus páginas cada dos por tres. No es mala noticia, así en la próxima juerga 2.0 ya tendrás algo nuevo para comentar, aunque en definitiva lo que mola es lo de siempre: la comunicación, sus misterios y la madre que la parió.

Hay que admitir, sin embargo, que gurús que vivan del cuento hay pocos. Abunda más el espécimen mixto gurú-community manager.  Ahí sí que nos metemos en terrenos pantanosos porque no hay dos definiciones iguales de la gaita esta del “Community manager”. Viene a ser el tipo que está al cargo de la cuenta de facebook y de twitter de una empresa. Se supone que se pasa el día colgado del asunto, enarbolando la bandera de la honradez y el buenrollismo y contestando todas las andanadas que le lancen pero, eso sí, sin cabrearse.  A medio camino entre los masoveros, cuidando la finca del amo, y los animadores de hoteles del IMSERSO, organizando concursos y bailes entre los abuelitos.

La verdad es que la cosa está muy verde y todavía no hay muchos “masoveros digitales” profesionales, por más que una autodenominada “Asociación Española de Responsables de Comunidad” (se supone que no son presidentes de escalera) tenga 5.000 seguidores en Facebook.

En cualquier caso, al loro.  Como setas están apareciendo cursos, postgrados y demás en estas fascinantes materias. La broma viene a salir a partir de los 3.000 euros…ustedes mismos.

Y es que aquí también abundan los trileros. Ojo con la bolita…

Anuncios

Ojito con los espabilados de Facebook. Poco respeto a la privacidad…

Mi amiga Isabel me hace llegar un mensaje que, la verdad, no te deja demasiado tranquilo al leerlo. Y es que ya tenemos una cierta experiencia sobre el morrazo que gastan los amigos de Facebook a la hora de utilizar tus datos sin ningún tipo de miramiento.
Lo que me ha mandado es esto:

A partir del viernes Facebook va a empezar a usar tus fotos en avisos que van a aparecer en el perfil de tus contactos. Es legal y está mencionado en la página donde creas tu cuenta. Para evitarlo debes hacer lo siguiente: Entra en Cuenta –> Configuración de la cuenta, luego haz clic en anuncios de facebook , elige a nadie en el menú que se despliega y guarda los cambios.

Bueno, hay que decir tres cosas: al parecer no van a usar tus fotos en general sino solamente tu foto de perfil. Por otra parte, ya utilizaban esta información de alguna manera , porque tus contactos ya podían ver qué páginas te gustan. Y finalmente…esto lleva tiempo corriendo por la web, así que lo de “a partir del viernes” va a ser que no.

En cualquier caso, si quieres evitarlo, cuesta muy poco. Y siempre es recomendable mirarse con atención la configuración de la página de Facebook.  Por si acaso…


¿Esclavos de la red?

Hace unas semanas llegó este teletipo de la agencia EFE que da un poco de miedito:
_______________________________________________________
SALUD-ADICCIONES La adicción a internet puede enmascarar profundas depresiones

Madrid, 13 mar (EFE).- Perder la noción del tiempo en la red, conectarse a altas horas de la noche o sentirse ansioso cuando no se navega pueden ser síntomas de que una persona es adicta a internet, pero además en algunos casos esa adicción puede enmascarar una profunda depresión.En España, entre el 80 y 90 por ciento de la población adulta navega por internet, y un 5 por ciento de ellos abusa o hace un mal uso de esta actividad.Según Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, esta adicción no se diagnostica sólo según el número de horas que se navega. Más de tres puede considerarse un síntoma pero los especialistas prefieren guiarse por otras señales de alarma, como perder la noción del tiempo, levantarse al baño en medio de la noche y conectarse a internet, o reaccionar negativamente si un familiar sugiere que tiene un problema. 

El perfil más frecuente de estos adictos es de una persona que se rechaza a sí misma y que es solitaria o aburrida.

Echeburúa también incluye a aquellos con relaciones sociales o familiares pobres, que se han divorciado o no se llevan bien con sus hijos. Las aplicaciones más interactivas actúan como vía de escape de estos problemas: videojuegos multijugador, redes sociales y chats son las que crean más adicción.

Sin embargo, este problema puede ocultar una depresión. En este sentido, Echeburúa cree que internet puede funcionar como una “autoterapia a corto plazo” que mejora el estado de ánimo del paciente, pero que, con el tiempo, empeora su situación.

Según Echeburúa, depresión y adicción funcionan como un mecanismo circular: en algunos casos, la dependencia de internet puede ser resultado de una depresión previa, mientras que en otras ocasiones, conectarse de una forma abusiva puede degenerar en una depresión. De una forma u otra, el paciente termina percatándose de que se ha convertido en un “esclavo de la red” y que ese mundo que ha construido es ficticio, lo que le genera un sentimiento de culpa o vergüenza. Y es precisamente este remordimiento el que le impide pedir ayuda. Como explica Echeburúa, cuando los adictos por fin acuden a la consulta “ya sufren un nivel de deterioro muy grande: su pareja les ha abandonado, han perdido su trabajo o se han metido en un problema económico serio”.

____________________________________________________

Jodó petaca: ¿un 5 por ciento de los internautas españoles son esclavos de la red? ¿Y van acabar abandonados por sus parejas, sin trabajo o con deudas monstruosas?  Pues estamos apañados. Ni el tsunami, ni el desastre nuclear, ni Libia ni la crisis económica. Lo que se nos va a llevar por delante es Internet, está visto (especialmente las redes sociales).
Y, ojito, que navegar más de 3 horas al día ya es síntoma aunque (gracias, oh clementes psicólogos) no es definitivo.
Eso sí, como te quedes embobado delante de la pantalla y no sepas qué hora es, eso ya suena peor.
A ver: yo entiendo que todo el mundo se tiene que ganar la vida y los psicólogos también, pero convendría no decir más memeces de las estrictamente necesarias y no soltar perlas como esta de que miles y miles de personas son adictas a Internet que, ya se sabe, es algo malísimo de la muerte.
A veces uno piensa cómo se lo montaba la gente para ser feliz en la época de mis tatarabuelos. Sin psicólogos. Y sin Internet.



Twitter: ¿cumpleaños feliz?

Seguramente hoy leeremos, escucharemos y veremos muchas alabanzas a las redes sociales en general y a Twitter en particular y es que la coña esta del pajarito cumple 5 años y a pesar de las Libias y de los Japones tampoco hay tanto que contar, qué quiere que le diga…

Es posible que entre tanta loa se escape también alguna advertencia. En este cuadernillo ya he dejado yo alguna entrada explicando el run-run que tengo y que me dice que el globito que se está liando igual explota un día de estos. Pues mira tú por dónde, me encuentro con un artículo de Eleconomista.es que entre otras cosas (AQUÍ se puede consultar íntegramente) dice:

En primer lugar, Facebook cuesta ya alrededor de 75.000 millones de dólares en el mercado privado, según las últimas valoraciones de SharesPost, más que el propio imperio de Disney, es decir, existe una sobrevaluación del coste de estas compañías que podría provocar algún que otro chasco.

Pues al loro, que los disgustos en estos temas suelen ser morrocotudos. Y es que lo más divertido es que el personal se está haciendo trampas al solitario (como suele ocurrir casi siempre):

En cualquier caso, y aunque las valuaciones (sic – no me hagan responsable del palabro) dentro del mercado privado blinden en cierta forma a los inversores de a pie de un colapso, es cierto que los responsables de hinchar los precios de compañías como Facebook, Twitter o Groupon son los propios inversores acreditados, bancos y grandes tecnológicas, que con sus incesantes ofertas han provocado una explosión sin precedentes entre las redes sociales.

O sea, especulación por especulación. Humo y más humo.

Luego, no me lloren.





Las presentaciones de la jornada de radio 2.0

En este blog he dejado más de una entrada sobre la jornada de radio 2.0 que se hizo en Barcelona hace unas semanas.

Pues bien, Nicolas Moulard, que es quien organizó el evento, ya ha puesto a disposición de todo el mundo las presentaciones que se hicieron ese día.

Son de lo más interesante y de lo más recomendable (toma, por eso lo pongo aquí).

En definitiva: si alguien quiere saber por dónde parecen ir los tiros de la radio del futuro, que invierta unos minutillos de su tiempo en echarle un ojo a estas presentaciones. Seguro que algo aprende.

El enlace, por cierto, es este: http://www.innovativebroadcastsolutions.com/

 

 


¿Qué esperas de la web de una radio?

Anda uno mirando webs de emisoras por aquí y por allá y a raíz de esto me planteo si muchas veces no haremos una carta a los Reyes exagerada y al final los usuarios no quieren tanto.

Me explico. La tendencia en las webs en general (y en las de emisoras de radio en particular) es a llenarlas de contenidos. Hay noticias, hay vídeos, hay galerías de fotos, conexión con Facebook y con Twitter (faltaría más), espacio para comentarios, encuestas, botones de “me gusta”…en algunos casos lo que cuesta encontrar es el audio. Así lo comentaban en las últimas jornadas sobre radio a las que asistí y la verdad es que razón no les falta.

José María García-Lastra advierte que muchas veces nos despistamos y olvidamos que el corazón de nuestro negocio está en el audio. Pienso que estas palabras están llenas de sentido común…pero uno ya no está seguro de nada a estas alturas de la peli, así que me permito lanzar una pregunta al respetable (aquí siempre se agradece la participación, pero en esta caso concreto, más).

¿Qué quieres encontrar en la web de una emisora de radio?

¿Y qué te sobra?


Vaya galleta nos vamos a dar (milonga 2.0, suma y sigue)

El año 2000 fue de lo más curioso. Empezó con una milonga considerable (la del llamado efecto 2000 que se quedó en agua de borrajas pero le fastidió a un servidor la nochevieja) y acabó con una milonga aun mayor: el desplome de las tecnológicas y la vuelta a la cruda realidad.

Recordemos. En febrero de 2000 una acción de Terra costaba 140 euros. En diciembre había perdido 8 veces su valor y andaba por los 17. Otro ejemplo. Jazztel llegó a tener en marzo una valoración de 600.000 millones de pesetas. Acabó el año con 130.000.

El optimismo, la venta de humo, la nueva era y las flores y los pajaritos duraron sólo unos meses…pero mira por dónde, parece que han vuelto y con fuerza. Me llega la noticia de que Facebook ya vale 65.000 millones de dólares, 5.000 más que el mes pasado y 15.000 más que en enero. Y Twitter va por un estilo.  En diciembre la red del pajarito se valoraba en 3.700 millones de dólares, en enero rondaba los 4.000 y ahora parece que ya va por los 4.500.

Y ya que hablamos de pajaritos, me pueden llamar pájaro de mal agüero pero esto tiene mal aspecto y recuerda mucho lo ocurrido a principios de siglo. Al igual que en aquel entonces, si rascas un poco no hay casi nada debajo y el negocio no se ve por ningún lado. Todo el mundo está entusiasmado con esto de las redes sociales, todo el mundo cree que hay que estar, la fiebre amenaza con reventar todos los termómetros…pero, ay, ¿de dónde se sacarán los beneficios?

Y lo peor es que se nos vende esta milonga 2.0 en un contexto de crisis generalizada muy crudito.

La galleta va a ser de las que hacen época. Al tiempo.


A %d blogueros les gusta esto: