No me gustan los mesías

No me gustan los mesías.  No creo en los caudillos,  ni en los libertadores,  ni en los líderes carismáticos. No me gustan los césares,  ni los emperadores y aún menos los dictadores. 
No soporto el cuento de los elegidos para la gloria ni el de los que sólo responden ante Dios y ante la Historia,  así, con mayúsculas. Tampoco me gustan los mártires,  reales o ficticios.
Ni los tocados por el dedo del destino.  No puedo con Moisés y ni con quien quiere llevarme con tanto ahínco a la tierra prometida.  De hecho, 
no creo en las tierras prometidas.
Estoy convencido de que no hay atajos, ni panaceas ni bálsamos de Fierabrás.
No doy cheques en blanco.  Ni creo en la confianza ciega. Ni siquiera tuerta.
Y hablando de tuertos,  recuerdo lo que decía mi maestro de primaria: si un ciego se guía de otro ciego,  los dos caen la pozo. 
Preparen un pozo grande.  Pero grande de verdad.

Anuncios

Acerca de Edu Navarro

Fui periodista. ¿Lo soy ahora? Ver todas las entradas de Edu Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: