La indigestión de morcillas produce monstruos o más sobre la milonga 2.0

Por si alguien está despistado, el jueves y viernes pasados aconteció en Burgos IRedes, Primer Congreso Iberoamericano de Redes Sociales. Excelente ocasión de ponerse morado de morcillas y de otros platos de la tierra y de ver a los amiguetes. Porque si uno curiosea por el programa, verá que los ponentes (y sospecho que también los asistentes) eran los de siempre: la tribu que está empeñada en vendernos las virtudes teologales del nuevo mundo 2.0. Ocurre que en esta ocasión la morcilla burgalesa ha tenido, al parecer, efectos fulminantes y los apóstoles del nuevo orden no han llegado a darnos los 10 mandamientos. Se han quedado en 5…pero sabrosos, eso sí. El gran@jlori, sumo  sacerdote, firma las tablas de la ley:

Ya me perdonará el caballero de la perilla y sus furiosos rumberos, pero esto suena al partido del siglo de cada fin de semana. Llevamos una década que ya, ya. Cada día aparece una tecnología más poderosa que la anterior. Así que recomiendo un poco de paciencia, no sea que toque comerse con patatas tan potente afirmación.

Oiga, ¿y la gente que no entra en las redes sociales (que hay más de uno y más de dos) no cuenta? ¿No tienen deseos ni intenciones? ¿O es que sus deseos e intenciones no importan un pimiento?  Ya me explicarán quién ha dicho que el pueblo elegido es el tuitero y feisbuquero y, por lo tanto, son los que tienen que guiar a la ignorante manada a la tierra prometida…

Y si no las abren, tampoco nadie va a decir lo contrario, ¿verdad? Es maravilloso comprobar que Twitter y Facebook son algo así como el bálsamo de Fierabrás.  Sirven para todo, oiga..

Oiga, yo soy usuario de redes sociales y sólo tengo un compromiso con mi señora. Eso de pensar que un grupo totalmente heterogéneo se comporta como un único ente es un error monumental. La mayor parte de usuarios de Twitter y de Facebook no tiene ni repajolera idea de lo que es la neutralidad de la red. De hecho, uno llega a la conclusión de que la mayoría de los teóricos de secano tampoco se ponen de acuerdo a la hora de definir qué es la neutralidad de la red, así que ya me explicará…

Sí, hombre. Hasta que se descubra que cualquier grupo terrorista o comando fascista o caterva de energúmenos de cualquier pelaje y condición han utilizado las redes sociales para organizarse. Las redes sociales, oiga, son tecnología. Para qué se usen, ya es cosa de cada vecino. Y conociendo el vecindario en general, yo no me apostaría mucho a que siempre van a servir para la defensa de la libertad. De hecho, ya hay por ahí alguno que habla de manipulación, de borreguismo y de otras perlas, ya ve usted…

Y estos cinco mandamientos se resumen en uno:

Acabáramos. Twitter no es la barra de un bar (afirmación de Arturo Pérez Reverte, gran estrella invitada del sarao burgalés). Pues mira por dónde, estoy de acuerdo. En la barra de un bar de ponen cañas y tapas. En Twitter, ni eso..

———————————————————————————

Para que conste : Nada tengo en contra del profesor José Luis Orihuela (@jlori) a quien sigo en Twitter. No le conozco personalmente y creo que en algunas cosas tiene rarzón y en otras, no. Como todos los humanos. Le he pispado algunasd de las imágenes de los tuits de @jlori a María Elena Brizuela. Concretamente a su blog http://periodismocordoba.blogspot.com que me parece digno de ser visitado con tiempo y calma.

Anuncios

Acerca de Edu Navarro

Fui periodista. ¿Lo soy ahora? Ver todas las entradas de Edu Navarro

5 responses to “La indigestión de morcillas produce monstruos o más sobre la milonga 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: